lunes, 15 de marzo de 2010

Cronica de un concierto


Escribir una crónica de un concierto no es tarea fácil para mí, porque no sé ser imparcial, me gustan TODOS y salgo contenta de todos.
Cuando leo otros reportajes y dicen criticas como el sonido no ha estado bien, el cantante no se le escuchaba la voz, me digo? Hemos ido al mismo concierto? Porque no me doy cuenta de estas cosas, y si lo noto paso de eso. Voy a un concierto a ver a mis ídolos, a mis cantantes favoritos y a cantar con ellos las canciones que más me gustan.
Lo disfruto siempre como una enana, y si el cantante no le llega la voz, hay mucho más que eso. Un mal día lo tenemos todos, no? El hombre estaría afónico, acatarrado lo que fuese, pero está ahí arriba cumpliendo, no? Se, que muchas vences no son por causas ajenas a su voluntad, y que la noche anterior se han portado un “poquito” mal, pero, es que somos santos? O que los idealizamos tanto que no les perdonamos ni una? no somos capaces de ver más allá?
Un grupo no se basa solo en un cantante, que claro es su imagen “principal” pero están los demás que luchan por sacar el concierto adelante, disfrutarlo hacer que el público disfrute o inclusive salvarlo.
Luego están las salas, no tenemos salas donde la acústica sea decente, y donde no les corten el sonido porque en una hora se convierte en discoteca. Esto sí es algo que me fastidia y mucho. Pero mi adrenalina está tan a tope que esto me da igual.
Digo todo esto, porque he ido a un gran concierto el sábado, fuimos a ver a The Answer, que grandes! Ellos lo dieron todo, éramos unas 200 o 300 personas en el recinto. Pero eso da igual, están arrancando, aun no tienen la trayectoria ni las tablas de un Metallica, o un ac/dc pero ahí van.
El cantante es todo un personaje, carismático y gracioso. Se involucró mucho con el público en todos los sentidos. El resto de sus componentes estaban enérgicos. No se notaba que venían de tres conciertos seguidos. Y se nota que llevan la música en el cuerpo. Desbordaban energía y buen rollo. Se sentía alegría en el ambiente.
Salí con buen sabor de boca, pletórica y con mucha adrenalina, luego siento pena y despecho porque se ha terminado, y porque quiero más…. es que ha sido tremendo el concierto.
Lo que más me gusta de ir a este tipo de conciertos es que son nuevos talentos, jóvenes, chicos con ganas de darlo todo, de tener su oportunidad, su momento de gloria y regalar su música para el disfrute de los que la amamos. Como siempre digo, los grandes del rock solo tienen que chasquear sus dedos y siempre estarán, pero los que comienzan su trayecto merecen su oportunidad, lo tienen difícil pero no imposible.
Lo bueno de ellos es que no son comerciales, es puro amor al arte. Y tienen que luchar por conquistar y gustar para establecerse en el gremio de los grandes del Rock.

3 comentarios:

daniel dijo...

Lo que pasa con ese tipo de personas es que no se ponen en los zapatos del músico o del cantante. ¿Por qué no se montan en el escenario y tratan de hacer algo mejor? Es muy fácil el trabajo que tienen, ya que criticar no toma mucho esfuerzo...

Esther dijo...

A mi parecer, un buen grupo y un buen directo es el que hace que la gente que no los conocia, empiecen a interesarse en ellos...Que es lo que me paso a mi, disfrute como una enana y solo habia escuchado de ellos 2 canciones, ahora me acompañan en mi ipod. ^_^

Ligia Guglietta dijo...

Adri, tu sabes que yo de tu música "poco", sin embargo tu en´foque de las cosas ME ENCANTA, eres una chicha muy especial y MUY QUERIDA!!!!